Anectoda...simplemnte Anécdota

Cuando en los tiempos de Antes...Cien pesos, eran toda una fortuna.

Otra anécdota o vivencia del Tío xxxx Matus.

Eran los años de mil Nuevecientos...como decían los abuelitos de antaño.

El ya, antes mencionado Tío xxxx Matus, de una Anécdota anterior, reitero, hombre de riqueza ya forjada a base de trabajo duro y buena administración.

Sucede que, cierto día, recibe una carta de un sobrino radicado en alguna ciudad Chiapaneca, me parece que Arriaga, la misiva era una invitación del sobrino para que se trasladara a la mencionada  y "lejana" Ciudad, para asistir a un evento familiar y a la vez aprovechar tal visita, para el disfrute de unas merecidas "vacaciones".

De tal manera que...después de mucho pensarlo y darle vueltas al asunto ...se decide, más por la idea de hacer negocios, que por el simple asistir a un festejo, por más familiar que fuera, o ir de vagancia, so pretexto de alguna distracción o diversión, según él, ¡qué manera tan burda de perder el tiempo! !cosa de holgazanes! ¡una verdadera irresponsabilidad!...qué mejor ir de negocios, adquirir algunos artículos de labranza o algo que le permita ganarse algunos pesillos, es decir, a su regreso, revender los artículos allá comprados, desde luego que, al doble del precio de adquisición...¡Muy buena idea! ¡Excelente!, ¿cómo no se le había ocurrido antes?, sobre todo, teniendo al sobrino ya instalado en tal lugar, lo que seguramente tendría, lugar de llegada, cama y comida !GRATIS!...¡Qué lamentable omisión de su parte!...lo que con la tal misiva, le da la oportunidad de remediar, ¡cuanto antes mejor!.

Así que, después de tan acertado razonamiento, de inmediato, contesta la misiva...mencionando fecha y hora de salida, en el "pollero", el tren que de mañana pasa por Unión, saludos y punto.

En la madrugada del día previsto, prepara su morral...y, correcto...el dinero "suficiente" para el negocio, dos billetes de cien pesos, toda una fortuna, doblados, redoblados y guardados cuidadosamente en el bolsillo interior de su pantalón, con los cuales, tal vez, ¡ojalá!... pudiera hasta comprar la mitad de la Ciudad...chance, sabe Dios si esté en venta..Pero en fin, ya se verá en su oportunidad, algo más, algunos pesillos, lo suficiente para comprar el boleto de ida, nada más, nada menos y...¡Juímonos!.

Aborda el ferrocatren de mañana...chuku,chuku,chuku...puu, puu, pu, puu, puu, puu...tran, tran, tran, tran, tran y más tran- tran...VAAAAAAAAAMONOOOOS, Grito pelón del garrotero.

A medio camino, entre Unión y la Ciudad de destino, allá por el medio día...en alguna estación intermedia...se detiene el ferrocatren con los ruidos propios del gusano de fierro, en el andén, un ruidero de los mil diablos, de las vendedoras de comida, tacos, tamales, café, agua de chipiona , de limón o de horchata...un verdadero pandemonium mercantil.

El simple olor de las mercancías ofrecidas le abrió el apeto....pero, con qué diablos iba a comprar nada?...por fin lo vence la hambruna, con pena, venciendo su sentido ahorrativo, se decide a comprar algo, poquito aunque sea, lo suficiente para distraer a las lombrices, con sumo cuidado, procurando no llamar la atención de los otros pasajeros, sustrae uno de los billetes de cien pesos...llama a una de las vendedoras, asegurándose primero que la vendedora tuviera el "vuelto" suficiente, le pide un poco de arroz y un huevo cocido, unas cuatro tortillas, lo suficiente para "unos" tacos...extiende el billete de cien pesos, recibe el "vuelto", lo cuenta con sumo cuidado, dobla cuidadosamente los billetes, los guarda, hasta entonces procede a calmar el apeto...

Llega a destino..El sobrino en el andén, lo recibe cariñosa y afectuosamente, abrazos y saludos, los acostumbrados y...a casa.

En casa, el sobrino, presenta alegremente al Tío xxxx Matus, a la esposa y descendencia y etc...para, inmediataluego conducirlo al cuarto previamente arreglado para tan distinguido Tío.

Ya estando a solas en la habitación, se acomoda, para revisar, contar su dinero y  planear cuidadosamente la estrategia de compras...Pero, ¡OH SORPRESA!, solamente trae consigo, el "vuelto" dado por la vendedora, algunos billetucos todos engrasados, ajados y algunas monedas..¿?¿?¿?¿?..y ¿el otro billete de cien pesos? !ni sus luces!, buscó y rebuscó, volteo el pantalón, al revés y al derecho y !nada!.

Toda una tragedia, se jaló de los pelos , pateó y repateó, azotó el sombrero contra el piso, por fin se rinde del arranque de ira, se tira al camastro, se levanta, camina atormentado alrededor del cuarto, se sienta, por fin rompe en llantos...¡toda una tragedia!.

Al poco rato llega el sobrino, toca, nadie responde, ¿estará dormido?, entra y...lo encuentra sentado al borde del camastro, sollozando, cabello alborotado, ojos enrojecidos, estado lamentable....¡Carambas! se alarma el sobrino, se le acerca y pregunta...¿Tió..-qué le sucede?....aguarda la respuesta, que por fin llega.

Sobrino...¡qué desgraciado soy!, ¡muy desgraciado!...snifff, snifff...Muuuuuaaaaa, más snifff y más Muuuuaaaaaaa, llanto incontenible...Un verdadero drama.

A ver Tío, cálmese por favor, dígame qué le sucede, ¿acaso los tacos del tren le hicieron daño?...tiene algún malestar? diarrea tal vez? aguarde, ahoritita mismo le traigo un sal de uvas, un doctor si es necesario....Faltaba más....

No sobrino nada de eso...

¿Entonces Tío?.

Nada sobrino, nada de eso, simple y sencillamente soy un desgraciado

A ver Tío explíquese por favor...cuénteme, con confianza, cálmese, le puede hacer daño...

Sucede sobrino que...snifff, snifffff, ya sin el penoso Muuuuuua, en el maldito vagón del tren, perdí un billete de cien pesos...¡qué desgracia! sobrino, ¡qué desgracia!...¡pobre de mí!.

Hasta entonces, y como por encanto, se le alegró la semblanza al sobrino,...vaya, vaya, vaya...,Tío, por favor cálmese, por favor, todo fuera como eso....mire usted, metiendo mano en una de las bolsas de su pantalón, extrae algunos billetes, escoge uno de cien pesos y... Aquí tiene un billete de cien pesos, anda, anda, cálmese, alégrese, haga de cuenta que yo lo encontré y ahora se lo devuelto, asunto arreglado, ande...alégrese y vayamos a cenar.

La cena, charla de sobremesa, chascarrillos y cuentecillos del terruño, la hora de dormir, todos felices y contentos, mañana un nuevo día, buenas noches, que duerman bien y hasta mañana.

A la mañana del día siguiente, muy temprano el sobrino ya bañado va por el Tío, toca, entra...el Tío ya de pie, vestido...Pero, se le nota una gran tristeza...¿y ahora?...¿qué pasa Tío? le preocupa algo? ¿qué le  acongoja? dígame usted, con confianza.

Ayyyy sobrino si le cuento..

Ande usted...cuénteme, con toda confianza, anímese...

Ay sobrino ¡qué tonto soy!

De ninguna manera Tío, de ninguna manera, francamente no lo creo.---

¡Claro que sí sobrino, claro que sí!...

A ver, a ver...dígame por qué...

Mira sobrino...si no hubiera comprado esos malditos tacos, no hubiera cambiado el billete de cien pesos, ni hubiera perdido el otro, de tal manera que...con el otro que me diste, ya tendría tres billetotes de cien pesos, tres cientos pesos , sobrino, ¿comprendes?, ¡tres-cientos pesos! ¡Qué desgraciado! soy sobrino ¡Qué desgracia¡.

Vistas: 6

Comentario de mario olivera el mayo 19, 2011 a las 11:43am

una narracion muy sencilla y amena pero muy entretenida.

el matus con su codicia.. bien se dice, mientras mas se tiene, mas se quiere tener.

 

Comentario de Noemí Carrizo el mayo 19, 2011 a las 12:45pm
Hay Tomás me has hecho reir!!!, en verdad hay personas que no pueden disfrutar de lo poco o mucho que tienen, algunos tienen tanto que siempre desean tener más y olvidan lo importante que es aprender a disfrutar de las pequeñas cosas, los que no tienen disfrutan cuando algo les llega a sus manos aunque las necesidades suelen ser tantas que rapidamente se evaporan, sin embargo suelen disfrutar.
Pobre tío XXX que no comprendió el valor del dinero (no lo digo por intentar juntar cada día más, sino por disfrutarlo).
Realmente me encantó leer esta historia que tiene mucho de cierta seguramente.
Felicitaciones Tomas siempre es un honor leerte.
Comentario de Tomás Matus Orozco el mayo 19, 2011 a las 1:33pm

Muchas gracias mi querida Noemí

Saludos

Comentario de Tomás Matus Orozco el mayo 19, 2011 a las 1:41pm

En efecto mi estimado Mario...en efecto así es la naturaleza humana.

Saludos afectuosos.

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ZAPOTECOS DEL MUNDO para agregar comentarios!

Únete a ZAPOTECOS DEL MUNDO

Insignia

Cargando…

Publicaciones de blog

sobre el plagio de César López

Publicado por Irma Pineda el abril 13, 2010 a las 11:33am 5 Comentarios

PARA DIATRIBAS LAS DE RANCHU GUVIÑHA

Publicado por Josué Dante el noviembre 30, 1999 a las 12:00pm 2 Comentarios

BESOS OLVIDADOS.......

Publicado por MARIANAN TOLEDO el febrero 5, 2014 a las 11:00am 3 Comentarios

DIDXA YAAUI: CHARADA.

Publicado por Leticia Flores Felipe el febrero 6, 2014 a las 9:00am 2 Comentarios

ILUSION

Publicado por Jose Guillermo Mathus Morales el marzo 8, 2014 a las 10:48am 21 Comentarios

Señora de los años

Publicado por Jose Guillermo Mathus Morales el febrero 18, 2014 a las 1:13pm 2 Comentarios

© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a http://zapotecosdelmundo.ning.com/
Los derechos y contenidos de este sitio web están registrados en SafeCreative, y mientras no se indique lo contrario, se pueden utilizar y distribuir de acuerdo a la siguiente licencia.


Safe Creative #0905230099735

NO AL PLAGIO

© 2018   Creada por Angel_Guixhiro'.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio