Mientras nos sentamos en la enramada, el viento caliente sacude los carrizos viejos, mis abuelos en sus botaques nos cuentan historias que sus abuelos les contaron cuando niños. Las nubes oscuras pasan rápidamente sobre nosotros y nublan por ratos la sofocante tarde, comenzamos a platicar mientras atardece en un suave color amarillo.

 

Viendo el tiempo de lluvia mi abuela recuerda un cuento sobre unos hombres de Tehuantepec, pescadores de oficio que se habían embarcado una madrugada como de costumbre, el tiempo inclemente termino por volcar el bote hundiéndolo, al verse solos e indefensos estos trataban de nadar para no hundirse, temerosos de ser atacados por las criaturas marinas que surcaban esas aguas profundas. Fue entonces cuando un grupo de delfines les ayudaron permitiendo que los hombres se sujetaran a sus aletas, entonces fueron remolcados a al otro lado del mar, así estuvieron los hombres sobreviviendo, según cuentan con frutillas y cosas que llegaban a orillas del mar. Un día vieron a una mujer pasar por allí y le pidieron ayuda, la mujer apiadándose de ellos los llevo a su casa con mucho cuidado y temor. Esta mujer era la madre del Rayo, el Trueno y el Relámpago, ella les dijo que les podía dar de comer, pero no podía tenerlos en su casa pues sus hijos pronto llegarían y estos los devorarían pues les gustaba la carne humana. En eso estaban cuando se escucharon ruidos a la entrada de la casa, pues ya era la hora de llegada de los señores del "tiempo", la mujer rápidamente colocó a los dos hombres de bajo de una de sus ollas.

 

Al sentarse a la mesa, los hermanos pidieron de comer y empezaron a sentir la presencia de los hombres, mamá!!, exclamo uno de ellos, aquí huele a carne humana, si!!, dijo otro. La madre viéndose descubierta le comento a su hijos la situación de los hombres y su intención de ayudarlos a regresar a su pueblo, con esta explicación y por darle gusto a su madre los hermanos decidieron ayudar a los hombres, la opción era que al día siguiente los llevarían sobre su lomo y los dejarían a orillas del pueblo. Pero había un problema, el rayo no podía llevarlos pues es fuego y los quemaría al instante, lo mismo pasaría con el relámpago, entonces el único que los podría ayudar era el trueno, por que solo es sonido. Una vez llegado el acuerdo los hermanos se dispusieron a comer, cuentan los hombres que la madre les había preparado unas memelas grandes, del cual los hermanos solo comían el vapor que emanaba del interior de las memelas.

 

Al día siguiente muy temprano el trueno, llevo sobre sus hombros a los hombres y los dejó a orillas de pueblo, se despidieron los hombres del trueno dándole las gracias y comenzaron a preguntar por sus familiares con las personas que pasaban, pues sus mentes divagaban quizás por el susto o el tiempo transcurrido, pues  habían pasado muchos años de hombre y ellos ya eran unos desconocidos para los que habitaban el pueblo. Al fin alguien del pueblo los reconoció y la historia ha sido contada desde entonces.

Hola amigos aquí trayéndoles este cuento  que me contó mi abuela, me gusta por todos los elementos mágicos que cuenta, ojala les guste igual que ami, saludos desde Santa Cruz Tagolaba.

“tiempo” decimos cuando se ven indicio de lluvia, ‘se esta preparando el tiempo’, se esta preparando la lluvia.

“memelas” las memelas de Tehuantepec, son unas tortillas gruesas y grandes cocidas en comal.

Vistas: 196

Comentario de angel jimenez el noviembre 25, 2012 a las 6:47pm

CUENTO MÁGICO GRACIAS POR COMENTAR.

Comentario de JUAN CASTILLEJOS LOPEZ el noviembre 25, 2012 a las 7:44pm

MUY INTERESENTE, FELICIDADES, MUY MAGICO PAISANO, COMO DICE EL DR. SALUDOS

Comentario de Eduardo Jiménez López el noviembre 25, 2012 a las 8:09pm

LAS GEMELAS NO LAS COSEN EN EL SUQUII?

BUEN CUENTO, CON TODO EL TOQUE DE LA MEZCLA MITOLÓGICA Y MÁGICA DEL ISTMO DE TEHUANTEPEC. 

Comentario de Eduardo Jiménez López el noviembre 25, 2012 a las 8:10pm

CORRIJO, QUISE DECIR MEMELAS; NO GEMELAS.

Comentario de Jose Guillermo Mathus Morales el noviembre 26, 2012 a las 10:21am

Hermoso cuento y bonita narrativa. felicidades. Las memelas eran las tortillas del diario, los totopos eran del tiempo de chahuites, junto con el queso y el camaron seco. El mengue de la temporada de pesca. Bueno, asi las recuerdo.

Comentario de Sicaru Guzmán Mecott el noviembre 26, 2012 a las 10:55pm

Muy bien! paisano, me gusto el cuento y me traslade en la imaginación. Las memelas me gustan mucho, siempre que voy al Itsmo, las acompaño con la comida.

 

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ZAPOTECOS DEL MUNDO para agregar comentarios!

Únete a ZAPOTECOS DEL MUNDO

Insignia

Cargando…

Publicaciones de blog

sobre el plagio de César López

Publicado por Irma Pineda el abril 13, 2010 a las 11:33am 5 Comentarios

PARA DIATRIBAS LAS DE RANCHU GUVIÑHA

Publicado por Josué Dante el noviembre 30, 1999 a las 12:00pm 2 Comentarios

BESOS OLVIDADOS.......

Publicado por MARIANAN TOLEDO el febrero 5, 2014 a las 11:00am 3 Comentarios

DIDXA YAAUI: CHARADA.

Publicado por Leticia Flores Felipe el febrero 6, 2014 a las 9:00am 2 Comentarios

ILUSION

Publicado por Jose Guillermo Mathus Morales el marzo 8, 2014 a las 10:48am 21 Comentarios

Señora de los años

Publicado por Jose Guillermo Mathus Morales el febrero 18, 2014 a las 1:13pm 2 Comentarios

© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a http://zapotecosdelmundo.ning.com/
Los derechos y contenidos de este sitio web están registrados en SafeCreative, y mientras no se indique lo contrario, se pueden utilizar y distribuir de acuerdo a la siguiente licencia.


Safe Creative #0905230099735

NO AL PLAGIO

© 2018   Creada por Angel_Guixhiro'.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio