El nombre del "Niño" egipcio y el "Éxodo" al desierto.

He repetido varias veces que me dedico a revisar textos… a trabajar con ellos. El objetivo principal es entenderlos a partir del método de la disección literaria. Es decir, un texto, un idioma, un conjunto de significados y procesos cognoscitivos que exige esta actividad. Y sí, quizá también quiero dar a entender mi revisión con sentido pedagógico. Este último objetivo no me exige cumplirlo. Que cada quien haga su trabajo y se siente más de seis horas seguidas para terminar sabiendo menos de lo que esperaba.

Esta mañana me senté en mi escritorio y comencé a revisar un texto de 1939. En este texto, se trata de hacer una aclaración sobre el origen del nombre de Moisés, concluyendo que a veces el origen de los nombres no determina el origen de quien lo porta. Comienza diciendo que para el pueblo judío fue un verdadero libertador, legislador y además quien se encargó de fundar la religión de éstos. El caso es que en breve advierte que Moisés pertenece a una época muy remota que es difícil saber cuándo comienza la leyenda y cuando es un verdadero personaje de la historia de la humanidad. Pero claro, es evidente que la leyenda alrededor del personaje no invalida la posibilidad de su existencia. Sin embargo, los historiadores han encontrado argumentos suficientes para asegurar que Moisés existió y que el Éxodo que se le adjudica tuvo lugar en efecto.   

Me concentro de inmediato en un término hebreo que reza así: Mosche. Según la biblia, la sagrada biblia, la princesa egipcia, hija del malvado faraón, saca de las aguas del Nilo una cesta que contenía a un chaval muy simpático, y “[…] como quien dice: Del agua le saqué” (Exodo, II:10), porque eso significa Mosche, le puso sin más Moisés. Sin embargo, un adicto a la cocaína, interesado en la verdad, acude al libro más autorizado de su época, History of Egypt (1906), escrito por J. H. Breasted, y descubre que el nombre del enviado de Dios sí es egipcio. Corresponde al término mose que viene a significar algo así como “niño”, que no es más que la abreviación del patronímico divino Amen-mose, es decir “Niño de Amon”. El caso es que conforme pasó la algarabía de haber descubierto a este marinerito de agua dulce, decidieron llamarle simplemente “Niño”, o sea: Mose, o sea, Moisés. La etimología popular de el que fue sacado del agua se contradice con la considerada forma hebrea activa el que saca de las aguas. Así que en todo caso sería la princesa egipcia la Mosche y no el “niño” libertador, porque es ella la que saca, no al que sacó. Si no se ha terminado de entender, entonces es necesario acudir a la primera parte, de tres, que conforman el libro de Éxodo en la biblia. 

Vistas: 26

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ZAPOTECOS DEL MUNDO para agregar comentarios!

Únete a ZAPOTECOS DEL MUNDO

Insignia

Cargando…

Publicaciones de blog

sobre el plagio de César López

Publicado por Irma Pineda el abril 13, 2010 a las 11:33am 5 Comentarios

PARA DIATRIBAS LAS DE RANCHU GUVIÑHA

Publicado por Josué Dante el noviembre 30, 1999 a las 12:00pm 2 Comentarios

BESOS OLVIDADOS.......

Publicado por MARIANAN TOLEDO el febrero 5, 2014 a las 11:00am 3 Comentarios

DIDXA YAAUI: CHARADA.

Publicado por Leticia Flores Felipe el febrero 6, 2014 a las 9:00am 2 Comentarios

ILUSION

Publicado por Jose Guillermo Mathus Morales el marzo 8, 2014 a las 10:48am 21 Comentarios

Señora de los años

Publicado por Jose Guillermo Mathus Morales el febrero 18, 2014 a las 1:13pm 2 Comentarios

© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a http://zapotecosdelmundo.ning.com/
Los derechos y contenidos de este sitio web están registrados en SafeCreative, y mientras no se indique lo contrario, se pueden utilizar y distribuir de acuerdo a la siguiente licencia.


Safe Creative #0905230099735

NO AL PLAGIO

© 2018   Creada por Angel_Guixhiro'.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio