Ahora que los gobiernos y algunas expresiones sindicales del magisterio se metieron a promover la lectura, bien cabría el aclararles algunos conceptos que les causan confusión. Bien cabría educarlos, aunque esto suene a tarea de titanes.
De entrada gobierno y líderes sindicales tienen fama de corruptos, cuentan con una imagen más deteriorada que la de un agente de tránsito o la de un presidente municipal de la más apartada localidad. Y los humanos adquirimos nuestros hábitos, nuestras preferencias, por imitación.
No son los más indicados para difundir entre nuestras juventudes el hábito de la lectura, pero tenemos que agradecer el que hagan su trabajo. O al menos eso piensan. O al menos eso se creen, los muy soberbios que nos gobiernan.
Así se las gastan el tal Felipe y camarilla. Así se la lleva el tal Gabino y sus palafreneros.
No imagino a la maestra dirigente vitalicia del sindicato magisterial Elba Esther Gordillo, o aquí en nuestras tierras al tal Chepi, que pueda distinguir la diferencia entre un hombre, una persona, que ama la erudición y otro que ama la lectura.
Y es necesario señalar, en el ánimo de no confundir a los jóvenes, que no existe conexión de ninguna especie entre los dos conceptos.
El erudito es un entusiasta sedentario, concentrado, solitario, que busca en los libros en su afán de descubrir una determinada pizca de verdad, en la cual ha puesto todo su empeño y todo su corazón. Si la pasión de la lectura lo conquista, sus ganancias menguan y se le escurren entre los dedos.
El hombre que ama la lectura lee por placer, como una de las formas más exquisitas de concebir el mundo, de interpretarlo y de asumir la vida desde ese placer.
De esta diferencia sencilla, que ya veía Virginia Woolf desde las primeras décadas del pasado siglo, puede dirigirse una campaña para promover la lectura entre los jóvenes.
Y es que el lector verdadero, dice la Woolf, es esencialmente joven. Es un hombre de intensa curiosidad, de ideas, abierto de miras, comunicativo, para el cual la lectura tiene más las propiedades de un ejercicio brioso al aire libre que las del estudio en un lugar resguardado.
Y Virginia ubica para todos nosotros la edad de la lectura: la gran época para la lectura es la que va de los 18 a los 24 años de edad.
Y la explica: Tal vez por vez primera han desaparecido todas las restricciones, y podemos leer lo que nos plazca; las bibliotecas están a nuestras órdenes; mejor aún, tenemos amigos que se encuentran en idéntica situación.
La pasión por el saber se encuentra entonces al máximo, o al menos goza de la máxima confianza, y también poseemos una singularidad de propósito que los grandes escritores gratifican al dar la apariencia de que son uno con nosotros en su estimación de lo que es bueno en la vida.
De su libro Horas en una biblioteca, quise traer hoy a cuento ese primer ensayo de Virginia Woolf que le da título a la columna de ahora.

Vistas: 3

Comentario de mario olivera el junio 20, 2011 a las 10:24am
Es necesario y verdad que los que nos gobiernan y los que estan al frente de sindicatos tuvieran la costumbre de leer los libros en español, porque cuando hablan....quedan en ridículo, creo que habla mejor mi abuelita.
Comentario de Noemí Carrizo el junio 21, 2011 a las 11:14am
No se que decirte...si supieras todo lo que podría escribir sobre sindicatos y sus líderes...
Comentario de María Ferrer el junio 21, 2011 a las 6:53pm
Exacto. No es el saber por el saber -Dios nos libre de una estática erudición. Bendita sea Virginia Woolf. Somos seres en movimiento y en apertura hacia la vida. El gusto por la lectura no podemos infundir en esa mafia de gobernantes -tampoco la erudición-. Veamos hacia el porvenir: las nuevas generaciones jóvenes y, sobre todo: nosotros mismos..
Comentario de ANAID ZENDEJAS FLORES el junio 28, 2011 a las 3:07pm

Considero que lo importante, es tomar lo que nos enriquezca.. Leer es una de mis pasiones, y debemos tratar de difundir el gusto por la lectura..

 

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ZAPOTECOS DEL MUNDO para agregar comentarios!

Únete a ZAPOTECOS DEL MUNDO

Insignia

Cargando…

Publicaciones de blog

sobre el plagio de César López

Publicado por Irma Pineda el abril 13, 2010 a las 11:33am 5 Comentarios

PARA DIATRIBAS LAS DE RANCHU GUVIÑHA

Publicado por Josué Dante el noviembre 30, 1999 a las 12:00pm 2 Comentarios

BESOS OLVIDADOS.......

Publicado por MARIANAN TOLEDO el febrero 5, 2014 a las 11:00am 3 Comentarios

DIDXA YAAUI: CHARADA.

Publicado por Leticia Flores Felipe el febrero 6, 2014 a las 9:00am 2 Comentarios

ILUSION

Publicado por Jose Guillermo Mathus Morales el marzo 8, 2014 a las 10:48am 21 Comentarios

Señora de los años

Publicado por Jose Guillermo Mathus Morales el febrero 18, 2014 a las 1:13pm 2 Comentarios

© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a http://zapotecosdelmundo.ning.com/
Los derechos y contenidos de este sitio web están registrados en SafeCreative, y mientras no se indique lo contrario, se pueden utilizar y distribuir de acuerdo a la siguiente licencia.


Safe Creative #0905230099735

NO AL PLAGIO

© 2018   Creada por Angel_Guixhiro'.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio