(Los huaves, hijos de vikingos)

 

Los istmeños, descendientes de egipcios, cretenses, fenicios…

------Segunda y última parte

 

Juan Manuel López Alegría

 

Ese redactor que publicó “Conjunción de pueblos”, en El Universal (citado por Rojas Petriz en su libro Sandunga. Música sublime), se basó en el libro La era Nahoa de Joel Verdeja Sousse, publicado un año antes.

El “historiador” Verdeja Sousse (muchos años después lo escribirán Soussa) también escribió una novela histórica: La Carambada. Realidad mexicana (Editorial Polis. 1941), donde cuenta la vida de Oliveria del Pozo, “La Carambada”, mujer criminal del Bajío, que “asesinó” a Benito Juárez.

Esta obra es importante porque de aquí nace el mito de que Juárez fue envenenado por  Oliveria con “veintiunilla”, la yerba que mata a los 21 día de ingerida. Este será tema de otra ocasión; pero podemos adelantar que en esta obra también tiene dislates históricos.

Sobre ella el Efraín Huerta, dudó de su veracidad y dijo que la obra era “una realidad imaginada”. (Comentó eso en su columna “Libros y antilibros”, en el El Gallo Ilustrado, suplemento de EL Día, en mayo de 1978). Tenía razón el autor de “Los hombres del alba”.

 

¿Escritor fantasma?

 

Curiosamente Verdeja Sousse, no aparece en los diccionarios de escritores (ni en los de literatura ni en los de historia) consultados; tampoco pude obtener ningún dato de su biografía por ningún lado, sólo una mención de “La era Nahoa” por  Asención H. de León Portilla en su diccionario.

Hay una referencia sobre su profesión en “Las mujeres de mi general: corridos de la Costa Chica y del Bajío”, de Juan Diego Razo Oliva (publicado en la Revista de Literaturas Populares, julio –diciembre de 2002) quien dice:

Recientemente el escritor Joel Verdeja Soussa reeditó su novela titulada  La Carambada. Realidad Mexicana”.  […]  la novela del sacerdote Verdeja Soussa […]”

El especialista en corridos se refiere a la edición de editorial Cimatario de 1994. Ahora el apellido es Soussa (podrían ser dos personas, pero es demasiado sospechoso que ninguna aparezca).

Es decir, si es el mismo Verdeja de “La era Nahoa”, para 1994, tendría cerca de cien años y no es posible que no existan datos de tan longevo escritor. O, que Razo no es tan buen historiador ya que ignora que la novela existe desde 1941, por eso dice “recientemente”. 

Y sobre lo de la investidura sacerdotal de Verdeja, también podemos dudar un poco, ya que es inusual que un sacerdote escriba novelas y no se sepa.  Hay otro autor que menciona que  La Carambada, está “fechada en  la ciudad de Tepic en 1940”; pero no da mayores datos sobre esa edición.

Con tal  ausencia de  información, supongo que Verdeja Sousse fue un seudónimo o que, con tan poca obra, no fue tomado en cuanta por los autores de biografías y diccionarios de escritores. Quien esto escribe también puede estar equivocado y falló en su búsqueda. Disculparán ustedes  al diletante en historia.

 

América, nueva Torre de Babel

 

El redactor anónimo del artículo “Conjunción de pueblos” de El Universal (citado por Rojas Pétriz en su libro Sandunga. Música sublime) coincide con Verdeja Sousse de que, al continente americano, además de la gente de “Cartago, Creta, Egipto y Fenicia” llegaron otras razas del mundo, ya que, afirma:

“Está aceptado que los ‘vikings’(sic) llegaron a la costa oriental de los Estados Unidos y que de ahí bajaron al golfo de México. A este propósito Joel Verdeja Sousse (¿seudónimo?) […]”.

El “periodista” anónimo que le sirve a Rojas para su libro, supone que es un seudónimo el nombre de su consultado, por eso pone la interrogante entre paréntesis, sin embargo, lo sigue al pie de la letra. Rojas Pétriz debió leer esto y, no obstante, lo consideró un historiador serio como para armar sus propias conclusiones sobre la historia zapoteca del istmo. ¡Qué valor!, dicen por allá.

“¿En qué lugar se unieron los zapotecas y la raza mediterránea? En Tehuantepec”, señala el articulista (sólo le faltó la fecha exacta), y más adelante dice:

 “Se afirma que los huaves (mareños) son de origen normando (vikings) y que llegaron y se establecieron en la región que actualmente ocupan mucho antes de que los toltecas pasaran por Tehuantepec”. ¡Bófonos! Diría Catón.

Con razón, cuando llegaron, los españoles (ya habrían pasado tres siglos),  se enfrentaron a grandes guerreros  con cascos, espadas de metal y barcos acorazados (que después escondieron para que los historiadores no se enteraran). También pasaron muchos trabajos para ocultar a los descendientes rubios y de ojos azules de los mareños, tal como eran los escandinavos, de mayoría danesa, que invadieron Normandía, la parte de Francia que se encuentra frente a Inglaterra, a mediados del siglo IX durante el reinado de Carlos III llamado El Simple.

 Esta afirmación de que los ikoods (huaves) son descendientes de vikingos, seguro le pareció a Rojas Pétriz muy exagerado, porque no lo consigna en su libro sobre la tehuanidad.

 

“El que no conoce a Dios…”

 

De ese tipo son los disparates de los que hablan Verdeja Sousse y el redactor anónimo, y que cree fielmente César Rojas.

En realidad ninguno de los tres conoce de historia. César cree que la cultura egipcia, la cretense, la cartaginesa y la fenicia, existían en el mundo al mismo tiempo que la zapoteca y tolteca; por eso dice que el traje de tehuana tiene “una sorprendente similitud con el de la mujer egipcia”. Tal vez, pero, ¿de qué época? Seguramente las egipcias eran tan tradicionalistas que, en tantos miles de años, no evolucionaron en su vestimenta. 

Cuando él y sus “historiadores” ubican la llegada de los mediterráneos a Tehuantepec (el siglo XII, años 1101-1200. Edad Media) el mundo conocido estaba casi “globalizado”:

Egipto ya no estaba  gobernado por faraones; había sido invadido por los hicsos (que introdujeron el caballo y el carro de guerra); ya había pasado del dominio griego (Alejandro fundó ahí la más famosa de las Alejandrías), al dominio romano (recuérdese el amorío de Julio César con Cleopatra, de cuya cultura sacó nuestro calendario, que primero se llamó juliano) y luego al musulmán.

Los romanos ya habían pasado del dominio de casi todo lo que hoy es Europa y otras partes del mundo. Constantino había implantado el cristianismo ( 325 D.C.) y fundado la ciudad con su nombre Constantinopla (Constantinópolis), sobre la antigua ciudad griega Bizancio, que sería sede del Imperio Bizantino y continuaría con el poder a la caída de Roma a finales del siglo V. Para el siglo XII ya había pasado la época de Carlomagno; la mayor parte de Europa estaba alienada con la religión católica; y entre católicos y los otros fanáticos musulmanes llevaban siglos  peleándose el mundo.

Creta ya había pasado de ser griega, después, del Imperio romano de Occidente (Roma), luego del de Oriente (Constantinopla), más tarde árabe, y otra vez bizantina: antes del año 1000, el emperador Focas, envió griegos, eslavos y armenios para aumentar la población. Después de 1204 sería de dominio veneciano por cuatro siglos.

Para el siglo XII, los fenicios, ya no eran los señores de Biblos, Sidón y Tiro (ciudades-estado en el actual Líbano y la costa de Siria). Mil 100 antes de nuestra era, ya habían desarrollado el alfabeto (que mejoraron los griegos)  y, a la caída de su última ciudad,  800 años antes de Cristo, habían fundado Cartago.

Son míticas las Guerras Púnicas contra Roma. Se llamaron así porque los romanos llamaban poeni o punici  (fenicios) a los cartagineses (del griego "phoenix",  púrpura. "Los de la púrpura", por ser los inventores de este tinte que extraían del molusco murex, abundante en las costas fenicias). Así que, estos tramposos de la historia cuando dicen que llegaron al istmo zapoteca, gente de Fenicia y Cartago, no saben de qué hablan. Después Cartago formó parte del Imperio Bizantino (incluso les dio un emperador) y luego cayó bajo los musulmanes.

Por otro lado, los que llegaron a fusionarse con los zapoteca —si fue cierto—  eran una cáfila de idiotas, ya que con tantos avances en varios milenios de civilización: la rueda,  el reloj, el papel, el vidrio, las matemáticas, la polea, la brújula, los barcos y la navegación y, sobre todo, el alfabeto y el conocimiento para la fabricación del arma de metal (de hierro), nada de esto aportaron a los indígenas.

Los nativos de nuestro continente no habían llegado a la Edad de Hierro, si no, otra cosa sería en el enfrentamiento contra los españoles (no habrían llegado ni a Perote). Sin embargo, estos precursores de la moda, que llegaron de tantas culturas diferentes, sólo se preocuparon por influir en el vestido de tehuana.

Así como investiga, si César Rojas escribiera sobre los “Atlantes” de Tula, diría que esas columnas toltecas, representan a guerreros de La Atlántida, y para probarlo argumentaría que, “de ello muy bien da cuenta Platón en el Timeo y Critias, dos de sus Diálogos”. No obstante que los estudiosos contemporáneos (no los artículos que consulta César, que ni firma llevan) descartan esos datos por su inverosimilitud: Platón era filósofo, no historiador.

 

 

Vistas: 261

Comentario de jaime rodríguez aquino el abril 14, 2012 a las 9:18pm

Me parece atinada y oportuna la crítica, aunque un poco ácida. Sin embargo, la historia contemporánea siempre es y será manejada de acuerdo a la conveniencia de los poderosos. La Historia la escriben los vencedores", Si, no corresponde a ningún movimiento migratorio ni temporalidad, más bien pienso haya nacido de un ferviente deseo de equiparar culturalmente nuestra población con la "grandeza" que admiramos de aquellos pueblos, sin entender la evolución y verdadera grandeza que encierra el crecimiento y desarrollo propios, sin necesidad de pedir prestados cultura e inteligencia. 

Saludos Juan Manuel.

Comentario de angel jimenez el abril 14, 2012 a las 11:00pm

JUAN  MANUEL BRAVO UNA EXCELENTE INVESTIGACIÓN Y MUY COHERENTE EN TU ANALISIS. AL PAN PAN Y AL VINO VINO. ME GUSTO MUCHO TU ANALISIS HISTÓRICO,  MI ME ENCANTA LA HISTORIA. HASTA PRONTO.

Comentario de Jose Luis Vasquez de la Cruz el abril 15, 2012 a las 3:25pm

Existieron dos mujeres en la vida de Juárez que le suplicaron misericordia, según se cuenta, la primera una gran mujer  estadunidense  Agnes Elizabeth Winona Le Clerc Joy, conocida como la princesa Salm Salm quien en sus memorias  escrita “Diez años de mi vida” dice lo siguiente con respecto a su solicitud de perdón a la vida de su esposo y al de Maximiliano.

“Eran las 8 de la noche cuando vi al señor Juárez. Tenía un aspecto pálido y de sufrimiento. El Presidente me dijo que no podía acceder a mi solicitud y, cuando oí esas crueles palabras, el dolor me hizo perder el sentido, temblando todo el cuerpo y sollozando caí de rodillas y rogué con palabras que salían de mi corazón…”,

La segunda Leonarda Emilia quien también suplico a Juárez  el perdón por su amado, mismo que fue negado.

De esta suplica no existe evidencia alguna pero se cuentan dos leyendas sobre “la carambada” esta una:

LEYENDA DE “LA CARAMBADA”.
(Fuente: Gobierno del Estado de Querétaro. www.queretaro.gob.mx )

Aunque "La Carambada" fue un personaje real que habitó la ciudad a mediados del siglo XIX, muchas leyendas se han fraguado a su alrededor. Algunas de ellas, sin duda las más sonadas y más enigmáticas son las que se relatan a continuación. Para conocer más a detalle los pormenores de esta leyenda, es necesario hacer una pequeña introducción.

Leonarda Emilia (nombre real de "La Carambada") fue originaria de un pueblito de indios cercano a esta ciudad, llamado "La Punta". En los tiempos del imperio de Fernando Maximiliano de Habsburgo, Leonarda se enamoró de un militar imperialista, y al ser tomado prisionero su amado, acudió a todas las autoridades, incluidos Benito Zenea, en aquel entonces gobernador de Querétaro, y Don Benito Juárez, presidente de la República, para solicitar el perdón para su amado. Ante la negativa, juró venganza. Fue así como se hizo bandolera.

La fama de "La Carambada" trascendió por su agilidad para el manejo de la pistola, el machete e incluso para cabalgar. Sin embargo, se dice que tuvo contacto con una yerbera que le enseñó los efectos de la veintiunilla, una yerba cuyos efectos son la muerte de la persona que la toma justo 21 días después de ingerirla.

Nunca ha sido confirmado, pero lo cierto es que "La Carambada" tuvo un contacto con Don Benito Zenea veintiún días antes de su muerte. Asimismo, también Don Benito Juárez tuvo ese contacto con Leonarda, y murió a los 21 días de este encuentro. La causa de la muerte de ambos fue angina de pecho, pero se dice que fue así como "La Carambada" culminó su venganza.

Una noche, Vicente Otero, junto con un grupo de rurales, salió con objeto de aprehender a Leonarda, encontrándola por la hacienda de la Capilla, camino de Celaya. Inmediatamente Otero abrió fuego sobre ella y sus compañeros, resultando herida de cinco balazos "La Carambada" y logrando atrapar a dos de sus compañeros. El cuerpo de Leonarda fue conducido al hospital para hacerle la autopsia.

Al día siguiente se descubrió que todavía tenía vida, y reanimándola, Leonarda pidió un sacerdote, a quien le confesó toda su historia, muriendo dos días después de haber recibido cinco balazos, hecho que causó una gran sensación en la ciudad.

Ficción o verdad, lo cierto es que ambas mujeres existieron  en el tiempo que sucedieron estos hechos, hay que recordar también que Juarez fue masón (creencia de ser un hombre perfecto) y que además en esa época existían dos corrientes masónicas que se peleaban  el poder en nuestro México, los masones conservadores (Lucas Alemán, masón también, fue fundador de este partido 1849) de la lógica del rito escoces antiguo y los masones liberales precedidos por Juárez.

Maximiliano por los conservadores era masón de alto grado lo mismo que Juárez, es lógico pues que hubiera resentimientos en contra de presidente perfecto.

Comentario de Ciriaco G el abril 16, 2012 a las 9:38am

Si los Normandos llegaron por las costa Orientales, ¿Como aparecen sus Barcos metalicos en las costas del pacifico? Se lo lllevaron por tren de Coatzacoalcos a Salinacruz?

Comentario de Ciriaco G el abril 16, 2012 a las 9:41am

Los Huavees Hijos de Vikingos.

Comentario de angel jimenez el abril 16, 2012 a las 2:26pm

CIRIACO, LAS ESPADAS DE LOS VIKINGOS EVOLUCIONARON A LOS MACHETES EN OAXACA. JAJAJAJA.

Comentario de Juan Manuel López Alegría el abril 19, 2012 a las 4:13pm

Maestro José Luis Vásquez:

Estoy preparando un trabajo que espero aparezca en este lugar para julio próximo, mientras, te adelanto algunos datos.

No es recomendable tomar mucho en cuenta los datos que aparecen en las páginas de los gobiernos, ya que no las hacen profesionales, así que  son de dudosa erudición.

Por ejemplo lo que dice la página  del Gobierno del Estado de Querétaro. www.queretaro.gob.mx:

“Nunca ha sido confirmado, pero lo cierto es que "La Carambada" tuvo un contacto con Don Benito Zenea veintiún días antes de su muerte. Asimismo, también Don Benito Juárez tuvo ese contacto con Leonarda, y murió a los 21 días de este encuentro.”

 Nunca ha sido confirmado, “pero lo cierto es”. Si no se confirma, pues NO es cierto, o ¿no?  También publican:

“Leonarda se enamoró de un militar imperialista, y al ser tomado prisionero su amado, acudió a todas las autoridades, incluidos Benito Zenea, en aquel entonces gobernador de Querétaro”.

Por cierto, Benito Santos Zenea, fue gobernador de Querétaro del  21 de marzo al 21 de abril de 1868.  Y luego, del 17 de abril de 1873 al 15 de septiembre de 1875. Es decir, nada tenía que ver (como gobernador) con las muertes de seguidores de Maximiliano (1867).

O esto otro:

“Lucas Alemán, masón también, fue fundador de este partido 1849”.

No hubo un ningún “partido masón” así llamado. Alamán si fue co-fundador del Partido Conservador Mexicano.

A la “Carambada” se le conoce con varios nombres.  Como Leonarda Medina, o Martínez o Leonarda Emilia, se supone que el verdadero es Oliveria del Pozo.

Sobre el nombre de la bandida;  Verdeja Soussa, en la novela a la que aludo,  pone en boca de su personaje lo siguiente: “Mi nombre es Oliveria del Pozo. Mi madre fue pariente muy cercana del emperador Iturbide y mi padre hijo bastardo del conde de Moncada y de una india huachichile originaria de Pozo del Carmen, de ahí el origen de su apellido [de su madre]. Yo nací en la hacienda de Batan, en el año de 1842 […]”.

Por otra parte, los problemas cardiacos de Juárez aparecen a fines de 1869. En octubre de 1870, cae en cama, un ataque cardiaco hizo temer por su vida. Pocos sabían de su angina de pecho porque Juárez había prohibido, i... marzo (cuatro meses antes de su muerte) de 1872 tuvo otro ataque al corazón, cuando veinte niños huérfanos  acudieron a agradecerle; el ataque ocurre cuando lo abraza al último un niño de seis años.

 Es decir, ¿desde cuándo le daban “veintiunilla”?

Creo que si la “Carambada” hubiera envenenado a Juárez (ya que lo confesó a un sacerdote) ya sería santa y tendría su propio templo.

También han circulado otras versiones como,  de que “La Carambada”, asesinó a Juárez con ayuda de un zapatero que puso en un clavo en su zapato con “veintiunilla”.

O de que, Juárez como Maximiliano eran Gran Maestre de los masones, y al ordenar el fusilamiento de Maximiliano, el oaxaqueño se hizo acreedor a la pena de muerte, que es el castigo para un masón que mate a un Gran Maestre.

 Saludos.

 

Comentario de Jose Luis Vasquez de la Cruz el abril 19, 2012 a las 9:05pm

Mi muy estimado Juan Manuel López Alegría, he leído con detenimiento el contenido de tus escritos, he comentado con ellos como lo has visto, y me siento intrigado al respecto, como todo lector me emociono cuando se presenta otro punto de vista, sobre todo diferente al conocido, de Don Benito Juárez, fui invadido de muchos resentimientos acerca de su persona, quizas por que viví 10 años con los descendientes de las gentes que mas lo odiaron, Los Queretanos, a consecuencia tal vez de que la iglesia dejo de favorecerse con la separación promovida por don Benito, pero he tenido la fortuna de conocer algunos amigos letrados, donde además me contaron (Nada escrito) que en el juicio llevado a cabo en el Teatro Iturbide de la ciudad de Querétaro en contra de Maximiliano, este no es encontrado culpable por lo que el único que decidió su muerte fue Juárez, por tanto dio la orden de fusilarlo.
Quise entonces conocer el carácter de Don Benito, me puse a leer “carta a mi hijo”, donde describe una pequeña biografía por el escrito, de su etapa de adolecente, de sus trabajos y de la forma que fue tratado por sus enemigos, en una época donde el racismo era mas fuerte, y me di cuenta que al ser exiliado, encarcelado, engañado, tubo que formarse un carácter de acero, inflexible, cosa que además provoco otros resentimientos.
Un año antes de su muerte había fallecido doña Margarita Maza y a la edad de 66 años fallece don Benito acompañado del rumor de envenenamiento, ¿ Porque a pesar de que se comprueba que no fue Angina de Pecho, sino problemas del corazón, este rumor lo acompaño en su muerte?

agradesco de forma muy personal, que lo que escribes me motiva a conocer, preguntar e investigar, gracias mil 

Comentario de Juan Manuel López Alegría el abril 20, 2012 a las 10:55pm

 

 Maestro José Luis:

 

Es innegable el trastorno que produjo en la Iglesia la actuación de Juárez (y su equipo, al que le escatiman reconocimientos) contra el gran poder del clero y la pérdida de su riqueza (que según Alamán, era dueño del 52 por ciento de TODO el territorio nacional), por eso no escatimó gastos para hacerle la guerra al Patricio, primero con la de Reforma y luego al traer a un extranjero y la consiguiente invasión.

Eso de que los queretanos “odiaron” a Juárez se me hace una generalización. Como en todos lados, siempre hay una mayoría que se inclina por sus preferencias, religiosas, políticas o de cualquier otra índole . El que Maximilano se atrincherara en Querétaro no significa que no hubiera ahí mexicanos que no  quisieran a Juárez y sí quisieran la República. 

 En realidad no todos los habitantes de una nación pueden levantarse en armas para atacar a un enemigo extranjero (es hipócrita gritar eso al cantar el Himno nacional); dije No Todos, porque luego saldrá un patriota a corregirme. No solamente Querétaro aceptó al invasor (o ¿por dónde entraron al país?), la misma Puebla gloriosa ¿qué hizo después de que retoman los franceses la ciudad (la libera Porfirio el 2 de abril de 1867) pasadas las efusiones de vencer al mejor ejército del mundo?

Aparte.

 El Indio de Guelatao como todo ser humano, también tenía defectos (la historia oficial nos oculta muchos, no sólo de él sino de todos los héroes; incluso se cree que hizo fraude contra Porfirio en su última elección —que en Oaxaca la perdió Juárez…  como curiosidad); pero no creo que su vida, su sufrimiento, los trabajos que pasó al ser discriminado por ”indio”, tengan qué ver para que Maximiliano fuera fusilado.

En primer lugar el Emperador, ni siquiera debió ser juzgado, ya que en cumplimiento de la Ley del 25 de enero de 1862 (Ley para Castigar los Delitos contra la Nación, Contra el Orden, la Paz Pública y las Garantías Individuales) expedida por Benito Juárez, por medio del cual declara traidor con pena de muerte a todo aquel que ayude a los invasores, Maximiliano, Junto con Miramón y Mejía y todos los que los acompañaban., debieron ser fusilados en el acto (no es mi deseo, aclaro) porque así lo decía esa ley, ya que fueron aprehendidos en una acción de guerra.

Como otra ley que expidió Max:

Cuando Juárez llegó a Paso del Norte (Cd. Juárez), Maximiano creyó ganada la guerra y expidió el decreto del 3 de octubre de 1865, llamado “bárbaro”, que incluso provocó la indignación de los USA, que protestó ante Francia. Ese decreto instruía que se debería aplicar la pena de muerte a todo aquel que formara bandas o conjuntos armados y  quienes les dieran apoyo; lo que derramó muchísima sangre mexicana y reavivó en el pueblo el coraje para expulsar al extranjero.

 Sin embargo, Juárez decidió que fueran juzgados. Los defensores fueron cuatro jurisconsultos, Mariano Riva Palacio, Rafael Martínez de la Torre, Jesús María Vázquez y Eulalio M. Ortega.

Peri, ¿de qué podría ser inocente el archiduque?, ¡de que vino con engaños por curas y conservadores de que todo el pueblo mexicano lo amaba?, de esto tal vez, pero por él hubo una invasión y por consiguiente una guerra, y por ende muchas muertes y todo lo que acarrea esto…

 ¿Qué si Juárez lo hubiera querido lo salvaría?, creo que sí. Pero Juárez no podría hacer eso. ¿Cómo quedaría ante el pueblo?, ¿Ante los generales y el ejército que se partieron el alma por su patria? ¿Ante los que perdieron a un ser querido?, por otro lado, te cito lo que adujeron en ese tiempo:

“¿Quién puede asegurar que Maximiliano viviera en Miramar o a donde la Providencia lo llevara, sin suspirar por el regreso a un país del cual se ha creído el elegido? ¿Qué garantías pudieran dar los soberanos de Europa de que no tendríamos una nueva invasión para sostener el Imperio?”

“El indulto pudiera ser funesto entonces, y al desdén e ingratitud con que se viera esta conducta, agregaríamos, tal vez en mayor grado, la repulsión de los partidos: encenderíamos más sus odios, y más y más se levantaría el grito terrible de reproche a la traición. Volviendo siempre los ojos un partido a Miramar, no sería remota una nueva violación de los principios de derecho público, y la Independencia de México pudiera entonces pasar por mayores peligros que los que a costa de tantos sacrificios ha podido en la presente crisis conjurar”.

Finalmente, sobre el asunto del veneno, creo que siempre hay chismes en todos lados. En esa época y cientos de años antes era común envenenar a un enemigo. Juárez tenía muchos. Desde que se dice que ha muerto comienzan a correr esos rumores, pero NINGUNO menciona a la “Carambada”. Ese chisme aparecerá décadas después. No lo sé bien, pero creo que es con la novela de Verdeja Soussa que adquiere carta de presentación, La gente no sabe diferenciar entre lo que dice un novelista y los hechos reales.

 También se dice que Juárez lo salvó porque eran masones y vivió quién sabe dónde. Igual que se dice que enterraron a otro en lugar de Napoléon y que éste huyo a USA y ahí murió mucho después. O que Elvis regresó a su planeta… En fin.

Mucho gusto en platicar contigo.

Saludos

Comentario de angel jimenez el abril 21, 2012 a las 2:28am

PARA EL MAESTRO JOSE LUIS: LA ANGINA DE PECHO O ANGOR PECTORIS SI ES UN PROBLEMA DEL CORAZÓN (ENFERMEDAD CARDIACA) Y PRECEDE DE MANERA CRÓNICA EN MUCHAS OCASIONES AL INFARTO DE MIOCARDIO.

JUAN MANUEL ME GUSTO MUCHO TU ESCRITO YA QUE A MÍ ME GUSTA MUCHO LA HISTORIA AUNQUE LO QUE MENCIONAS ES AMPLIAMENTE CONOCIDO POR TU SERVIDOR, ME GUSTO COMO LO REDACTASTE. TE MENCIONARE QUE EXISTE UN HONGO DEL GENERO DE LAS AMANITAS ALTAMENTE TOXICO Y SIN TRATAMIENTO EN CASO DE ENVENENAMIENTO, CAUSA LESIÓN HEPÁTICA AL GRADO DE CIRROSIS Y SU TIEMPO DE ACCIÓN DE ESTOS HONGOS ES 24 HS. PARA EL MÁS TOXICO Y DE 21 DÍAS PARA EL MENOS TOXICO Y TODOS LOS QUE LO INGIEREN MUEREN (SI ES QUE NO HAN DESCUBIERTO ALGÚN TRATAMIENTO A LA FECHA ACTUAL). HASTA PRONTO.

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ZAPOTECOS DEL MUNDO para agregar comentarios!

Únete a ZAPOTECOS DEL MUNDO

Insignia

Cargando…

Publicaciones de blog

sobre el plagio de César López

Publicado por Irma Pineda el abril 13, 2010 a las 11:33am 5 Comentarios

PARA DIATRIBAS LAS DE RANCHU GUVIÑHA

Publicado por Josué Dante el noviembre 30, 1999 a las 12:00pm 2 Comentarios

BESOS OLVIDADOS.......

Publicado por MARIANAN TOLEDO el febrero 5, 2014 a las 11:00am 3 Comentarios

DIDXA YAAUI: CHARADA.

Publicado por Leticia Flores Felipe el febrero 6, 2014 a las 9:00am 2 Comentarios

ILUSION

Publicado por Jose Guillermo Mathus Morales el marzo 8, 2014 a las 10:48am 21 Comentarios

Señora de los años

Publicado por Jose Guillermo Mathus Morales el febrero 18, 2014 a las 1:13pm 2 Comentarios

© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a http://zapotecosdelmundo.ning.com/
Los derechos y contenidos de este sitio web están registrados en SafeCreative, y mientras no se indique lo contrario, se pueden utilizar y distribuir de acuerdo a la siguiente licencia.


Safe Creative #0905230099735

NO AL PLAGIO

© 2019   Creada por Angel_Guixhiro'.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio