Conmoción



Hace un rato tuve un ataque de felicidad;


fue como una carcajada


adentro de otra


que se me salió


—disculpen—


y derribé algunos demonios


que se encontraban merodeando


por un poco de este aire que,


en últimas fechas,


entra en mis pulmones con mayor ligereza.



Y no sabía qué hacer con tanto.


Ojalá se repita


—pensé—,


que últimamente


ya poco se sabe qué se siente.



Pero os digo,


sinceramente,


que es un infarto,


un cometa


que aprieta una lágrima


y lo eleva a uno por encima


de la conciencia humana


y de todo ateo pedante


que se empeña en encerrar en frascos


de cristal el amor,


porque no entienden


de nada más que de cosas tangibles.



La droga del celo



Sé que no tengo cura;


me bebo todas las mañanas el resto de tus gestos;


y en las tardes, ávido aún,


me asfixio con el bióxido que abandonas,


devoro la ausencia que dejas por donde pasas


y me enveneno de lo que queda de tu voz antes de dormir,


para poder dormir,


todo para que no quede nada,


para que a nadie le toque nada de ti.




CARTA A MIS HERMANOS



Ayer dormí a la orilla de la playa.


Las estrellas dejaban caer


un polvo luminoso


que me estremecía hasta los huesos


como el sueño,


polvo soluble en la piel


que hace desvanecer los órganos


como cuando alguien


nos vigila la mirada con amor.



Me enteré de que esta playa


y el Universo


—que exhiben


a las estrellas desnudas


adornando la noche—


son de nadie.


Supe incluso que el aire helado


de la playa no es exclusivo


de la notable nariz que poseo;


ni los pájaros


ni los peces


son exclusivos de mis ojos


o mi tacto.



Finalmente —pensé—,


aun si tuviera un papel


que dictara la posesión


de ese pedazo de mundo


cubierto de arena y lamidas de mar


en donde anoche dormí,


con gusto lo devolvería


a la naturaleza


si ella me lo reclamara.



Nada de lo que poseemos es nuestro:


Cuando vayamos a la morada infinita


que nos aguarda,


dejaremos todo lo tangible


en este globo de roca y agua


suspendido en el Espacio y Tiempo


titánicos que nos gobiernan.



Y disculpen si peco de poeta:


Últimamente o a veces


o de vez en cuando


es necesario escribir


lo que se debería de escribir


cuando el corazón se excede


en palpitaciones o falta el aire


o nos cuesta trabajo respirar.



En tales circunstancias


y obedeciendo a ese deseo


de interpretar el pensamiento


y decir lo impredecible,


cuando el apetito profundo


por la reflexión así lo exige,


os digo sinceramente, hermanos,


que les amo por gratuitos.




Sublimación



Nadie me había dicho jamás


que había algo mejor que el sexo.



Los dueños de las televisoras no son tontos,


saben cuán importante es que no se sepa;


nos venden mentiras, nos seducen.



Por eso me vine a vivir aquí,


a esta isla:



Mi corazón


no ha presentado queja alguna


de abandono ni de dolo


y ya está decidido,


me dijo ayer,


a quedarse a vivir contigo para siempre;


y eso no me preocupa


sino al contrario,


estoy dispuesto a compartirte con él.



El sexo,


en resumen,


es el consuelo


de los que no aman,


no por tontos


ni por infortunados


sino por minusválidos


de alma


y espíritu.




Sublimación II



Mi padre


era un erudito:


dijo un día


haberse sorprendido


al enterarse del sexo de las flores.



¡La ciencia estropeó la Poesía!,


decía.


¡Y quién iba a decirlo!,


mi padre


el de los números


y las bitácoras precisas. No había


esquina en que no parase


a asegurarse


de que todo aconteciera


conforme a las reglas


de la naturaleza.


¿Qué habría de malo


en los pistilos


y los estambres?


¿O en las flores hermafroditas?


No hay razón para tanto escándalo,


pensaba, a veces,


y me preocupaba ya


ser menos poeta


que Don José Luis.





El Corazón del Poeta



Tratamos de hablar con el corazón,


con torpeza,


a veces,


o siempre,


pero de corazón;


no predeterminamos nada


y es por eso que se nos olvida todo.



DULZURA



Mírame:



No estoy tan anciano


como lo narra mi pueblo de barbas.



Percíbeme:



No estoy tan muerto como dicen;


se acuerdan más de mí que de muchos vivos.



Escucha este esfuerzo descomunal


de intentos minusválidos


por una cita formal con tus ojos.


Y UNA CANCIÓN...



El tango de los gatos


(La Corte)



Que flexible sea una astilla de mi lumbre


y mi risa muy aprisa sea costumbre


no es tan dulce si la cumbre crece abajo


y se agota y se derrumba a cada rato.



Que La Luna me seduzca como a un gato


y por gato caiga torpe del tejado,


no preocupa que me quiebre una vida


sino que La Luna sea mi medicina.



No es que intente intrigar a la poesía,


no se trata de inventarme versos necios


y culpar a la belleza de su exceso,


la culpa es de uno por vivir de ella tan lejos.



Me ocupo de buscar nuevos culpables,


me demora la moral de los cangrejos;


nueve vidas no me bastan para el caso,


es preciso recurrir a los fracasos.



Y no es que nade uno a contracorriente


y en el intento termine uno por ceder;


es más fuerte el corazón que la razón,


estoy condenado en esta corte a tu merced.


Vistas: 0

Comentario de Noemí Carrizo el marzo 16, 2011 a las 3:23pm

No se que decirte por que realmente escribes muy bien, cada uno de tus trabajos encierra algo profundo que llega, nadie puede juzgar y tu no pecas de poeta, creo que lo eres.

Felicitaciones.

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ZAPOTECOS DEL MUNDO para agregar comentarios!

Únete a ZAPOTECOS DEL MUNDO

Insignia

Cargando…

Publicaciones de blog

sobre el plagio de César López

Publicado por Irma Pineda el abril 13, 2010 a las 11:33am 5 Comentarios

PARA DIATRIBAS LAS DE RANCHU GUVIÑHA

Publicado por Josué Dante el noviembre 30, 1999 a las 12:00pm 2 Comentarios

BESOS OLVIDADOS.......

Publicado por MARIANAN TOLEDO el febrero 5, 2014 a las 11:00am 3 Comentarios

DIDXA YAAUI: CHARADA.

Publicado por Leticia Flores Felipe el febrero 6, 2014 a las 9:00am 2 Comentarios

ILUSION

Publicado por Jose Guillermo Mathus Morales el marzo 8, 2014 a las 10:48am 21 Comentarios

Señora de los años

Publicado por Jose Guillermo Mathus Morales el febrero 18, 2014 a las 1:13pm 2 Comentarios

© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a http://zapotecosdelmundo.ning.com/
Los derechos y contenidos de este sitio web están registrados en SafeCreative, y mientras no se indique lo contrario, se pueden utilizar y distribuir de acuerdo a la siguiente licencia.


Safe Creative #0905230099735

NO AL PLAGIO

© 2018   Creada por Angel_Guixhiro'.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio